Cristales de yeso gigantes en Naica (México)

En el interior de una mina de plata localizada en el estado de Chihuahua (norte de México) y a 290 metros de profundidad, se hallaron 3 cavidades naturales tapizadas de cirstales de yeso (selenita) con longitudes de 10 metros y diámetros de 1 metro. Sin duda estos cristales están entre los más grandes encontrados a nivel mundial. La temperatura en el interior de las cavernas alcanza un promedio de 47ºC y el aire está saturado de humedad.

La historia de Naica está estrechamente ligada al desarrollo de la minería (principalmente de plata), cuya actividad comenzó hacia fines del 1.800. El yacimiento era conocido a nivel mundial desde 1.910 debido al descubrimiento de una caverna (Cueva de las Espadas) con cristales de yeso de hasta 2 metros de longitud. Casi 100 años después, los trabajadores mineros decubrieron otras tres cavernas naturales portadoras de cristales de yeso translúcidos, puros y anormalmente grandes.

Las cavernas quedaron al descubierto debido al avance de los trabajos de exploración/explotación propios de mina. Para mantener los trabajos es necesario bombear agua constantemente con el fin de bajar el nivel de agua natural (nivel freático) e impedir de esta manera la inundación de las galerías. Esto hace que la posibilidad de visitar y estudiar los cristales sea efímera. Otro problema a salvar son la alta temperatura y humedad del ambiente, para esto se diseñaron trajes especiales refrigerados, los que permiten a los investigadores permanecer en el interior de las cavernas por algunas horas.

Recientemente se ideó un proyecto multidisciplinario en el cual participan varias universidades europeas y americanas, con el fin de responder algunas de las numerosas preguntas surgidas luego del descubrimiento, por ejemplo: ¿Cómo y por qué se formaron estos cristales gigantes?, ¿Cuánto tiempo atrás?, ¿Los cristales son estables?, ¿Existe alguna forma de vida en este ambiente?.

Si bien todavía no comenzaron los estudios experimentales, existen varias hipótesis para explicar la cristalización de yeso en Naica. Una de ellas indica que los cristales se formaron bajo agua, en un punto donde las aguas termales profundas, calientes y saturadas de sulfuros se pusieron en contacto con aguas externas frías y ricas de oxígeno, que se infiltraban naturalmente en la montaña. Estas dos aguas no podían directamente mezclarse entre ellas, debido a la mayor densidad del agua profunda y mineralizada. A lo largo de la superficie de contacto entre estas dos aguas, se verificaba la difusión del oxígeno en el estrato inferior, provocando la oxidación de los iones de sulfuro a sulfato; estos últimos daban lugar a una ligera sobresaturación respecto al yeso, lo cual daba como resultado una lenta cristalización.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *